El Efecto Espectador

El otro día, leyendo en una aplicación que alberga miles de cosas curiosas, me tope con este curioso efecto del que desconocía su nombre pero que se está dando mucho últimamente, debido al aumento del uso del teléfono y las redes sociales. Este efecto es considerado como un fenómeno psicológico por el cual es menos probable que alguien intervenga en una situación de emergencia cuando hay más personas que cuando se está solo.

El ejemplo más claro y más sonado para entender este efecto, es el caso del apuñalamiento de Kitty Genovese en 1964 a manos de un asesino en serie. El apuñalamiento de sucedió durante una media hora de la siguiente manera: el asesino atacó a Genovese y la apuñaló, pero abandonó la escena después de atraer la atención de un vecino, volviendo 10 minutos después para acabar el asalto. La prensa informó entonces de que había 38 que observaron el asalto y el asesinato sin intervenir de ninguna forma. A pesar de todo, años más tarde se consideró esta narración del hecho como una exageración de la prensa debido al alto número de testigos publicados y a que se encontraron vestigios de al menos un aviso a la policía durante el asalto.

Fue cuatro años después del asalto a Genovese cuando se realizó un estudio para demostrar la existencia de este efecto en un laboratorio. El estudio corrió a cargo de John Darley y Bibb Latané que consistió en poner a un sujeto solo en un cuarto y decirle que podía comunicarse con otros sujetos a través de un intercomunicador. En realidad, solo estaba escuchando una grabación de radio y se le dijo que su micrófono estaría apagado hasta que fuese su turno de hablar. Durante la grabación, uno de los sujetos fingía repentinamente estar teniendo un ataque. El estudio demostró que el tiempo que tardaban en avisar al investigador variaba inversamente con respecto al número de personas supuestamente implicadas en la comunicación. En algunos casos nunca se llegaba a avisar al investigador.

Ahora bien ¿se puede enmarcar la sociedad actual dentro de este hecho? Por supuesto que sí. Actualmente, si entramos a redes, nos podemos encontrar con algunos vídeos de agresiones en plena calle en las que nadie parece intervenir. Siempre está la opinión colectiva que se pregunta qué está haciendo la persona que graba esos hechos para ayudar a la persona agredida. Lamentablemente es más sencillo encontrarse con personas dispuestas a grabar esos hechos y subirlos a redes para “avisar” a quien corresponda (y ya de paso ganar algunas interacciones), que con personas dispuestas a intervenir.

Me viene a la mente el ejemplo de los disturbios de Gamonal que tuvieron lugar el pasado mes de octubre cuando las redes sociales se llenaron de miles de vídeos desde los que se podía ver el conflicto desde diversos puntos de vista del mismo tramo, llegando algunos a grabarse a pie de calle. Estoy seguro de que fueron muy pocas las personas que avisaron a la policía, prefiriendo grabar el suceso para compartirlo por todos lados.

Esto me hace temer que, cuando me toque sufrir algún asalto en la calle o alguna otra cosa que ponga en riesgo mi integridad, la gente prefiera grabarlo o mirar hacia otro lado antes de pensar en avisar a las autoridades o intervenir. Sin embargo, guardo cierta esperanza en que existen pocas y grandes almas caritativas que estarían dispuestas a ayudar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .