Capillas menores de la Catedral de Burgos (III)

Proseguimos con la última etapa de nuestro repaso por las capillas de la catedral que no son tan conocidas por el público en general, pero que también guardan preciosos y curiosos detalles que deben ser resaltados en esta celebración particular que estamos realizando del VIII Centenario.

Por tanto, nos adentraremos en las capillas con acceso al claustro de la SEO de las que vamos a hacer un breve repaso dado que algunas de ellas no es fácil encontrarlas abiertas al público.

Capilla de San Jerónimo

Concebida como capilla funeraria y costeada por el canónigo D. Francisco de Mena, se encargó la construcción al artista Juan de Vallejo hacia el año 1545. La capilla es una muestra de la transición del plateresco al primer manierismo.

En ella nos topamos con un llamativo retablo atribuido a Diego Guillén, colaborador recurrente de Juan de Vallejo. Este posee tres cuerpos de cinco calles y un remate. Por las pilastras, columnas y frisos abundantemente decorados pertenecientes al estilo plateresco. En la predela observamos un relieve que representa la escena de La Última Cena donde los personajes parecen ligeramente apretujados en el espacio, esto se debe a las condiciones de espacio propias de la capilla.

El retablo también alberga relieves de La Piedad, de San pedro, de San Pablo y de San Andrés. En el centro con encontramos con una imagen del titular de la capilla flanqueado por S. Francisco de Asís y S. Ambrosio a la derecha y por S. Gregorio y S. Juan de Ortega a la izquierda.

Finalmente, vemos una representación de Cristo atado a la columna rodeado por las escenas de la Oración en el huerto y Cristo cargando la cruz a ambos lados seguidos de las imágenes de S. Juan Bautista y S. Agustín, y la representación de Dios Padre para culminar el conjunto.

Capilla del Corpus Christi

También llamada como la capilla de Juan Estébanez, del Cuerpo de Dios o de Juan Cuchiller, fue fundada entre 1371 y 1375. Lo más llamativo de esta se encuentra en la portada justo antes de entrar. En esta encontramos una Deesis (representación iconográfica tradicional de Cristo en Majestad o Cristo Pantocrátor entronizado) inspirada en la portada de Coronería. Se diferencia de ella por la representación del donante y su mujer orando justo debajo de la Deesis.

Con forma de rectángulo, dos bóvedas gemelas de ocho nervios apoyadas en arcos adosados con ángeles en las ménsulas voladas, la capilla en sí es bastante austera comparada con las vistas anteriormente. Lo más llamativo que podemos encontrar en su interior es un pequeño rosetón sobre una representación del Cristo de Burgos (que sustituyó a una representación de la crucifixión) y una estatua yacente en piedra situada en el suelo perteneciente a un joven caballero conocido como Garci Fernández de Castellanos, hijo del fundador de la capilla.

Por otro lado, vemos una escalera adosada al muro derecho que asciende al archivo capitular, construida por Fray Martín de la Haya hacia el 1596. La misma sobrevuela el sepulcro de D. Miguel Esteban del Huerto del Rey y de su esposa Dña. Ucenda, que fueron trasladados desde el claustro bajo en 1489.

Finalmente, como curiosidad, un arcón medieval se sitúa en lo alto del muro izquierdo, chapado y con herrajes al que se identifica como el Cofre del Cid. Este sirvió para guardar documentos comunes al Obispo y al Cabildo (s. XVIII).

Capilla de Santa Catalina

Al igual que en la anterior, debemos hacer una parada previa en la portada de la capilla. Se trata de una portada gótica y conserva la policromía original. Decorada en el dintel de la puerta con imágenes de castillos y leones, destaca el alto relieve del tímpano que representa la escena del Descendimiento.

Fue edificada como Sala Capitular por mandato del obispo D. Gonzalo de Hinojosa, cuyo sepulcro se encuentra en la Capilla de San Gregorio. En ella se celebraron sesiones capitulares desde el año 1354 hasta el 1596.

En su interior encontramos grandes y suntuosas cajoneras que guardan distintos ornamentos destinados al oficio litúrgico. Algunos de ellos se deben a donaciones o legados de diversos capitulares. Destaca la colección de capas, denominadas “de Basilea” hechas de terciopelo azul, proveniente de Medina del Campo tras la muerte de D. Alonso de Cartagena. Importante es la capa pluvial perteneciente al periodo nazarí procedente de Granada, de seda morada y lana, y adornada con tela morisca colorada.

Sobre las cajoneras y en las vitrinas centrales se encuentran expuestas piezas variadas. Entre estas nos topamos con algunos relieves pertenecientes a otras capillas que representan escenas como el Theotokos o la Sagrada Familia, algunos bustos relicarios, elementos procesionales y religiosos, manuscritos y códices.

Finalmente, encontramos multitud de retratos de obispos y arzobispos de tamaño similar que rodean las paredes de la misma. Los primeros retratos se pintaron entre el año 1571 y 1579. Las representaciones anteriores a esa fecha son retratos imaginados.

Capillas de S. Juan Bautista y Santiago

La capilla de San Juan Bautista fue construida en el s. XIV y albergó un retablo de pintura. En el centro de la capilla estaban sepultados el obispo Juan Cabeza de Vaca y su hermano Pedro. Entre los años 1524 y 1534, debido a las obras de la contigua capilla de Santiago, de manos de Juan de Vallejo, esta se convirtió en su sacristía demoliendo el muro que las separaba y juntando sus bóvedas.

A raíz del hundimiento del cimborrio en 1539, se celebraron los actos corales del Cabildo en este espacio, de lo que se conserva un pequeño coro alto situado a la entrada.

Tras la última remodelación de este espacio en 1998, se concluyó con la unión definitiva de ambas capillas y se le otorgó una función museística. en el que podemos encontrar multitud de pinturas, esculturas, retablos, sepulturas, orfebrería, etc. pertenecientes al tesoro de la catedral.

Personalmente, podría dedicar un espacio entero a relatar todo lo que alberga el museo catedralicio, pero me lo reservo con el objetivo de mantener en secreto algunos detalles de esta zona que se encuentra abierta al público y cuya visita no os dejará indiferentes. Recuerda también, que en los próximos meses seguiremos con nuestro viaje por los entresijos de este fantástico lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .