Anécdota II: La Tienda de Globos

Hoy os quiero contar otra anécdota que me recuerda mi primer acto de emprendimiento laboral a la corta edad de 10 años. Sin duda es una de las historias que guardo con mayor cariño y que, aún hoy, consigue sacarme una sonrisa.

Como bien sabéis, cuando llega el verano y aprieta el calor, el agua se convierte en uno de los elementos imprescindibles para los niños pequeños a la hora de jugar. Se juega con botellas, pistolas de agua, fuentes y globos. Pero qué pensaríais si os dijera que el que aquí escribe y sus amigos vieron la forma de conseguir dinero para chuches haciéndole la competencia a la tienda del barrio.

Llegó el verano como cada año y decidimos hacer un pequeño acopio de nuestros ahorros para comprar algunos globos de agua y pasar así una tarde divertida desafiando a un sol abrasador. Eran las cinco y media y la tienda acababa de abrir. Fuimos corriendo a la sección donde se encontraban los globos que se vendían tanto en un paquete a un euro, como por separado a un céntimo cada globo. Algunos cogieron cuatro o cinco globos para empezar suave, pero yo decidí hacerme con el paquete y así no tendría que volver a por más.

Empezó la batalla campal de globos de agua por todo el parque. Muchos otros niños se vieron también afectados al llevarse un ‘globazo’ por un lanzamiento mal ejecutado. Otros tanto globos se perdieron al explotarse en las manos de los combatientes antes de ser lanzados y yo perdí unos veinte al haber cerrado mal aquel paquete. Cuando nos hubimos cansado, nos sentamos empapados en un banco al sol para poder secarnos y evitar así la posible reprimenda de nuestros padres.

En aquel momento se nos acercó un niño menor y nos pidió poder jugar con nosotros. Le preguntamos si tenía globos de agua, pero el nos confirmó que no. Fue en ese momento cuando un compañero mío me señaló a mi y le dijo que yo le vendía un globo por cinco céntimos, ya que tenía un paquete de cien. Sorprendentemente el niño aceptó y me pagó cincuenta céntimos por diez globos.

Viendo que aquello había funcionado, decidimos ponernos por el parque a preguntar a todos los niños si querían globos de agua. Al cabo de un rato ya tenía en mi poder tres euros y un paquete de globos vacío. Después, fuimos corriendo a la tienda a por más mercancía para seguir vendiendo. Nosotros los comprábamos a un céntimo el globo y los vendíamos a cinco, lo que nos acarreaba un beneficio que multiplicaba la inversión por cuatro.

El negocio fue mejorando poca poco. Cuando ya todo el parque nos conocía, decidimos establecernos en una zona del mismo que poseía un pequeño muro que nos iba a servir de mostrador. En el muro colocamos algunos carteles caseros donde anunciábamos el negocio, sus precios y algunas ofertas que empezábamos a hacer. Los padres estaban encantados con nosotros y algunos animaban a sus hijos a comprarnos globos.

Aquel verano acabé con más de veinte euros de beneficio que habíamos logrado a través de nuestro pequeño trapicheo de globos. Aún hoy no entiendo cómo los padres permitían a sus hijos comprarnos cada globo a cinco céntimos sabiendo que en la tienda del parque donde nosotros los conseguíamos los cobraban a uno.

3 Comments

  1. HOLA, es me recuerda que la gente mayor, no tienen sensación de sed, por eso es importante recordarles que tienen que beber agua. Me encanta que se siga usando los globos de agua como diversión entre la chiquillada y los no tan chiquillos, uno vuelve a ser joven y a rememorar la juventud mediante los niños. Buena entrada. Si decides pasarte por mi blog, me encantará. En breve publico una entrada hoy en historias con k. SALUDOS Y FELIZ SAN JUAN FAMILIA.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .