Capillas Mayores de la Catedral de Burgos

Para continuar con nuestra celebración particular del octavo centenario de la catedral, entramos dentro del templo para hacer un repaso a los distintos espacios que posee esta maravilla de la arquitectura gótica. Empezaremos visitando las capillas mayores o más reconocidas de la catedral: Santa Tecla, El Santo Cristo y la Capilla del Condestable.

Capilla de Santa Tecla

La primera parada será en la Capilla de Santa Tecla a la que podemos acceder desde la portada de Santa María por la zona de culto. Esta capilla se ubica a la izquierda según entramos al templo. Antes de entrar a la misma, podemos observar un gran enrejado que separa la zona de la capilla del resto de la SEO.

Una vez dentro, podemos alzar la vista hacia el cielo donde encontraremos una detallada decoración por todo el techo. En la parte izquierda de la capilla encontraremos cuatro retablos diferentes de estilo barroco pertenecientes (de atrás hacia adelante) a Santa Victoria, la Virgen de Gracia, Santa Lucía y a Todos los Santos. En el ático de los mismos encontramos pinturas pertenecientes a San Victoria, San Bernabé, San Liborio y San Cosme y San Damián.

En el retablo mayor encontramos la imagen de Santa Tecla (1) en la hoguera de su martirio. A sus dos lados, un poco más elevados (2), se sitúan Santo Domingo de la Calzada y San Antón. Justo encima de Santa Tecla, se sitúa una imagen del Niño Jesús de Praga, flanqueado por San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier. Y en la parte más alta del retablo se encuentra una imagen de Santiago (4).

Ya en el fondo de la capilla, se encuentra una pintura en lienzo del Bautismo de Jesús en el río Jordán. Esta pintura sitúa el baptisterio en el que podemos ver una pila bautismal de estilo románico adornada con figuras de los apóstoles.

Capilla del Santo Cristo de Burgos

Justo enfrente de la puerta de acceso a la Capilla de Santa Tecla, se encuentra la capilla perteneciente al Cristo de Burgos. Esta capilla de carácter austero y cuya iluminación invita a la oración y el recogimiento, está situada en una parte del antiguo claustro del templo. En su interior encontramos una gran talla articulada de Cristo crucificado. El retablo que lo enmarca, es de estilo neogótico y alberga multitud de reliquias de diversos santos. Y a la derecha de la cabecera, se sitúa una imagen de la Virgen con el Niño en brazos.

Sobre el origen de la talla del Cristo, existen varias leyendas. La primera, y más antigua, señala a Nicodemo como el mismísimo autor de la obra, aquel fariseo y jefe del Sanedrín con quien Jesús dialogó.

La segunda nos sitúa la aparición de la talla en el mar a bordo de un galeón. Este relato señala que los marineros españoles se toparon con la embarcación y temían que estuviera tripulado por enemigos. Al acercarse al barco descubrieron que no estaba tripulado. Decidieron mandar una barca en expedición para explorar el galeón y lo único que encontraron dentro fue una caja embreada en la que se encontraba el Cristo. Al verlo, decidieron volver con la talla y la nave hacia Burgos, donde pertenecían.

Existe otro relato que se asemeja al anterior. Es un relato que firma Tetzel y dice:

«He aquí como vino el Cristo a la ciudad sin saber nadie de dónde. En el año 412 del nacimiento de Nuestro Señor apareció en el mar un buque con las velas desplegadas, viéronle unos piratas y se propusieron robarlo, abordáronlo y no encontraron a nadie, ni vieron otra cosa que un cofre, y cuando lo quisieron abrir cayeron todos como muertos, de modo que no pudieron abrirlo, aunque se apoderaron del cofre y del buque. Levantóse entonces una gran tempestad, empujándolo con fuerza hacia Burgos, y llevaron un ermitaño a quien llevaron al buque y le enseñaron el cofre pidiéndole consejo. Díjoles éste que en Burgos había un santo obispo de raza judía, al cual le contaría todo lo ocurrido para que diese su prudente dictamen. Cuando llegaron a visitar al obispo estaba durmiendo y soñaba que había un crucifijo en un barco que flotaba en el mar, y su traza y forma eran las de Jesucristo al morir en la cruz, y cuando el ermitaño y los marineros llegaron a visitar al obispo y le hablaron del barco y el cofre que estaba en él, el cual nadie había visto, recordó el prelado su sueño y mandó que confesaran, y que con la mayor devoción fuesen todos procesionalmente hacia el buque y el obispo con algunos sacerdotes entró en el barco y abrió entonces por sí mismo y el obispo vio allí el Crucifijo. Tomóle con la mayor veneración, llevándolo al pueblo y la iglesia en donde hoy se halla».

Capilla del Condestable

Pero si hay alguna capilla que realmente impresiona, esa es la Capilla de la Purificación del Condestable o también llamada la Capilla de los Condestables. Esta se encuentra en la cabecera donde antes se encontraba la primitiva capilla absidial de San Pedro y algunas casas. Fue planeada para se una capilla funeraria del Condestable de Castilla, don Pedro Fernández de Velasco, y su esposa, doña Mencía de Mendoza, hija del Marqués de Santillana.

La capilla es de planta irregular, amplia y bien iluminada por ocho grandes ventanales (seis de ellos dobles) que poseen algunos restos de las antiguas vidrieras que se perdieron en 1812, en la voladura del castillo de la ciudad por parte de los franceses. Si alzamos la vista, encontramos una gran bóveda octogonal acristalada con forma de estrella. En la clave de la misma se encuentra una representación de la purificación de la Virgen. hacia la bóveda parten cuatro columnas en cada una de las cuales se apoyan dos imágenes de los apóstoles a media altura del primer cuerpo.

A los pies del presbiterio se sitúan dos sepulcros tallados por Felipe Vigarny pertenecientes, como ya hemos dicho, a don Pedro y doña Mencía. Estos fueron tallados bastantes años después de la muerte de los mismos. El gran bloque de jaspe próximo a estas sepulturas, estaba destinado a albergar al difunto nieto del fundador cuya sepultura tallaría Alonso de Berruguete, pero finalmente fue enterrado en Medina de Pomar y por ello la obra no se llevó a cabo.

Bajo el arco central en el que vemos las columnas ya mencionadas, se encuentra el retablo mayor dedicado a la Purificación de María. Lo más llamativo del retablo se sitúa en el primer cuerpo (1). Se trata de la escena de la presentación de Jesús en el templo y la Purificación de la Virgen. Justo debajo, en la predela (2), podemos observar las cuatro figuras de los evangelistas que enmarcan tres relieves: el Nacimiento de Jesús (centro), la Anunciación (izquierda) y la Visitación (derecha). En el segundo cuerpo (3), podemos ver tres escenas pertenecientes a la pasión: la oración en Getsemaní (izquierda), la Flagelación (centro) y a Cristo portando la cruz (derecha). Todo el retablo culmina con una escena de la Crucifixión en la que encontramos a la Virgen y San Juan, los dos ladrones que fueron crucificados con Jesús y, de fondo, una pintura de la Ciudad Santa.

A este retablo le acompañan otros dos: el retablo de San Pedro en la parte derecha y el de Santa Ana en la parte izquierda. El primero, consta de tres cuerpos y un dosel de cuatro pisos. En todo el retablo podemos ver figuras (tanto mayores como menores) de algunos santos. Entre ellas destaca la escultura de San Jerónimo Penitente atribuida a Diego de Siloé. El segundo retablo alberga una serie de imágenes de santas presididas por la titular: Santa Ana. Entre todas ellas encontramos una excepción en el centro del primer cuerpo, donde observamos un relieve de Cristo muerto, sentado sobre un podio y sostenido por dos ángeles dolientes. Este retablo consta de tres cuerpos con un alto dosel que termina imitando las agujas de la SEO.

FUENTES:

LÓPEZ MARTÍNEZ, Nicolás (2004), La catedral de Burgos, León, Ediciones Leonesas S.A.

PAYO, René-Jesús (2008), La catedral de Burgos: ocho siglos de historia y arte, Burgos, Promecal Ediciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .