“Si el Cid estuviera vivo, se sacaba los ojos”

Hace tan solo unos días se estrenó la tan esperada serie “El Cid” de Amazon Prime. Una “superproducción” con origen español que emplea la figura histórica y literaria de Rodrigo Díaz de Vivar. Desde el mismo día de su estreno las críticas han sido multitudinarias. Pero ¿por qué está siendo tan criticada si el personaje está considerado un héroe nacional? Para aclarar toda esta polémica, debemos conocer los datos que se pueden extraer de Las Mocedades del Cid o El Cantar de Mío Cid, donde encontramos a un Campeador muy alejado de la serie.

Un dato a resaltar sobre la diferencia entre la serie y los textos, es la desaparición temprana del padre del Cid. Diego Laínez, padre de Rodrigo, acompaña a su hijo en los relatos de juventud, y así le vemos reflejado en Las Mocedades:

"Allegó don Diego Laínez al rey bessarle la mano;
cuando esto vio Rodrigo non le quisso bessar la mano"

Por otro lado, encontramos un personaje muy diferente entre el descrito en los textos y el de la serie. En la serie El Cid es imberbe, de corta estatura y extremadamente leal, llegando a traicionar a su propia familia para salvar al rey. Sin embargo, en esa época, los hombres envejecían con bastante rapidez, la estatura estaría bien representada si todos los personajes fuesen del mismo tamaño, dado que en aquella época no llegaban a medir lo que medimos hoy día.

Sí que es cierto que El Cid era considerado un mercenario dado que luchó al lado tanto de los reinos cristianos como de los árabes, pero su lealtad era bastante notable con su rey castellano. Además, la vida medieval era muy diferente a la que nosotros vivimos, dar un beso a una mujer con la que no se estaba prometido era motivo de deshonra para ambos. En la serie podemos ver como Rodrigo y Jimena se besan en medio de la plaza pública sin repercusión.

Un tema que ha chocado mucho sobre la serie es el empoderamiento de la mujer. Tenemos que ser conscientes de que, en la Edad Media, la mujer estaba sometida al hombre (primero a su padre y sus hermanos y después a su marido) por mucho que nos pese. Haber intentado introducir el feminismo en una época en la que ni siquiera se planteaba como posibilidad provoca que la serie se vea extraña y con poco rigor histórico.

Para concluir, y a pesar de que queda mucho por comentar entorno a la serie, considero que está muy bien financiar una superproducción de origen español con un protagonista histórico tan importante y conocido como El Cid, pero si eso supone sacrificar la propia figura de este, casi es mejor ahorrarse toda esa financiación y destinarla a otro menester. Estoy seguro de que si El Cid estuviera vivo, se sacaba los ojos al ver lo que han hecho con él y su historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .