Desconectar para Conectar

Seguro que alguna vez en tu vida has pasado por una etapa de sequía. Una etapa en la que las ideas no fluyen, que la alegría no se deja mostrar, que todo a tu alrededor te satura. Hoy 21/11/2020 mientras escribo estas líneas, yo me encuentro en ese tipo de etapa.

Ahora es cuando te preguntarás “bueno, pero a mí qué me importa”. Sin duda no lo comparto en calidad de víctima ni mucho menos; lo comparto porque quiero haceros partícipes de las reflexiones que he llevado a cabo y el remedio que le voy a poner (y siempre le he puesto) a esta situación.

Antiguamente, cuando tuve mi etapa de creyente acérrimo, lo solucionaba con un retiro espiritual en lo más profundo de la naturaleza, con una serie de ejercicios de reflexión en completo silencio. ¿Os imagináis a una persona de 3 a 7 días sin hablar absolutamente con nadie? Pues eso era lo que yo hacía.

Ahora bien, creo que la situación no está ni mucho menos para irse a un monasterio perdido en la montaña a pasar unos días. Por eso he decidido emprender un retiro espiritual casero en el cual todas mis relaciones personales se limiten a lo estrictamente necesario durante los próximos 5 días. Las condiciones serán las siguientes:

  • Nada de móvil: es un elemento que contribuye a la dispersión y a la pérdida de tiempo.
  • Meditación: se pueden hacer con todo tipo de contenido. Desde un libro a una reflexión en YouTube.
  • Aprovechamiento del tiempo: en estos días sigo con la carrera, por lo que deberé dedicar un espacio de mi tiempo a esta.
  • Relajación: se puede hacer en momentos programados (y sin duda es el mejor ejercicio y el más sencillo).
  • Escribir: sin duda una de las aficiones que más practico y que más se ha visto afectada en toda esta situación.
  • Leer: sin duda hay que cultivar el alma, pero también la mente.
  • Ejercicio: y no debemos olvidarnos de cultivar el cuerpo.
  • Pasear: una de las pocas cosas que esta situación aún nos permite es caminar (y si es en algún espacio natural cercano mucho mejor).
  • Aislamiento: sin duda la parte más importante. Necesitaré desconectar del mundo para conectar conmigo mismo.

Estos serán todos los puntos a poner en práctica en mi proyecto de “Retiro espiritual casero”. Si alguien más quiere probar, ahí tiene los puntos base para su realización que se pueden modificar según las necesidades de cada persona. En el próximo post os traeré las conclusiones de este proyecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .