Homo Homini Lupus

El lobo. Animal maravilloso, en ocasiones fantástico. Solitario a la vez que familiar. Protector y solidario. Para nada autoritario. Curioso personaje de cuento difamado por el ser humano debido al temor que éste le tiene. Adorado por las culturas celtas por su grandeza y su magia.
Homo homini lupus est. “El hombre es un lobo para el hombre”, o eso decían los latinos. No, un lobo no. Todo menos un lobo. El lobo es bueno, manso, pacífico. El lobo solo ataca cuando es atacado; cuando se siente en peligro. El hombre es no es como el lobo, es diferente.
El humano es un parásito que necesita aprovecharse de todo aquel que le rodea para sangrarle hasta el punto de no dejarle nada para remontar. Es capaz de cortarle las alas a un pájaro para su disfrute. De romperle los cuernos a un elefante por mera estética.
El humano es un carroñero. Es un buitre que se aprovecha hasta de los huesos de sus víctimas con tal de que no quede nada de aquellos a los que ataca; de aquellos a los que se dedica a perseguir y dañar.
El humano es un escarabajo pelotero que con escrementos se dedica a crear grandes pelotas de la más pequeña mierda sólo por mísero disfrute. En su interior se puede encontrar tan solo heces y más basura sin sentido que sólo los más imbéciles intentan desenmarañar.
Pero si algo es el humano, es estúpido. Es el ser que se supone el más evolucionado de todos por poseer razonamiento pero no por ello implica que lo empleé. No digo que lo empleé correctamente o que su uso sea meramente momentáneo, sino que es tan insulso e inexistente en algunos humanos que más que el tope de la evolución para en seres que estén ejerciendo la involución de la especie.
El humano ha comenzado a  cometer el mayor de sus errores. Hombres y mujeres, todos unidos por un único propósito: su autodestrucción. ¿Pues no es más cierto que no podemos vivir sin competir? ¿Pues no es cierto que no podemos convivir sin mordernos, arañarnos y atacarnos entre nosotros? Para el ser humano parece ser que la convivencia no existe. Para este ser es una utopía lejana. Un concepto abstracto, apartado de la realidad.
El hombre jamás será un lobo para sí mismo. Para ello aún nos queda mucho por aprender. Mientras tanto, seguiremos viendo cómo nos peleamos por subir un peldaño más de esta escalera hacia ninguna parte, hasta que no quede nadie debajo para sujetarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .